Inicio Base de datos Publicación e informes Calor y salud en la región europea de la OMS: datos actualizados para una prevención eficaz

Exclusion of liability

This translation is generated by eTranslation, a machine translation tool provided by the European Commission.

Website experience degraded
We are currently facing a technical issue with the website which affects the display of data. The full functionality will be restored as soon as possible. We appreciate your understanding. If you have any questions or issues, please contact EEA Helpdesk (helpdesk@eea.europa.eu).
Publications and Reports

Calor y salud en la región europea de la OMS: datos actualizados para una prevención eficaz

Descripción

Esta publicación recopila y resume las pruebas más relevantes publicadas desde 2008, centrándose principalmente en los 53 Estados miembros atendidos por la Oficina Regional para Europa de la OMS.

Los hallazgos se organizan en torno a los ocho elementos que el documento de orientación original identificó como «núcleo» para un plan de acción integral para la salud del calor (HHAP), y cada capítulo se complementa con los resultados de la encuesta de la OMS de 2019 sobre la planificación de la acción en salud térmica, cuando sea relevante para el tema tratado. A continuación se describen los principales contenidos de cada capítulo.

El capítulo 1 establece el escenario y describe los impactos sobre el calor y la salud, tanto observados como proyectados, centrándose en los países de la región europea de la OMS. Las proyecciones indican claramente que sin esfuerzos adecuados para la adaptación al cambio climático, las exposiciones relacionadas con el calor y los impactos asociados a la salud aumentarán sustancialmente.

El capítulo 2 resume la evidencia sobre la gobernanza de las respuestas de salud pública al calor. La necesidad de definir y aplicar respuestas y políticas de salud pública apropiadas y acordadas se ha vuelto cada vez más apremiante, aunque las pruebas disponibles sobre lo que constituye una buena práctica en la gobernanza de esas respuestas son limitadas. Sin embargo, las cuestiones clave que hay que abordar son cada vez más claras, entre ellas la financiación y los recursos humanos adecuados y la participación formal de los agentes subnacionales y no estatales.

En el capítulo 3 se informa sobre los sistemas de alerta sobre la salud del calor y cómo deben sustentarse los HHAP para obtener respuestas oportunas y eficaces. La literatura científica sugiere que se ha invertido un esfuerzo considerable en mejorar el rendimiento del modelo de advertencia y los plazos de entrega, la difusión dirigida y su comprensión entre las partes interesadas de la salud pública. La evaluación de los sistemas de alerta debe llevarse a cabo regularmente para garantizar una mejora y comprensión constantes.

El capítulo 4 resume la evidencia sobre cómo los planes de información de salud relacionados con el calor comunican los riesgos de calor y las recomendaciones. Describe los enfoques existentes para que los mensajes de salud térmica sean efectivos, y considera cómo los HHAP pueden orientar mejor las advertencias, recomendaciones e información a sus diversas partes interesadas y audiencias. En general, los países han desplazado sus comunicaciones HHAP hacia plataformas de tecnología móvil y web, y es importante que esas transiciones se lleven a cabo garantizando la justicia social, sin excluir a los más vulnerables o con menos recursos.

El capítulo 5 informa sobre los tipos de intervención y la evidencia sobre la eficacia en la reducción de la exposición al calor peligroso en interiores. Se puede aplicar una amplia variedad de intervenciones y tecnologías de refrigeración pasiva (relacionada con la carcasa y la refrigeración) y de refrigeración activa (como aire acondicionado, dispositivos de refrigeración personal). Sin embargo, la comprensión de las necesidades de confort térmico de los más vulnerables al calor sigue siendo limitada, y faltan datos sobre la asociación en tiempo real entre las temperaturas exteriores e interiores en entornos residenciales. Se necesita más investigación sobre los riesgos de sobrecalentamiento y soluciones adaptativas en hospitales, hogares de atención residencial y otros entornos.

En el capítulo 6 se describen las pruebas actualizadas sobre los factores de riesgo y la vulnerabilidad. Esa evidencia está evolucionando y se está volviendo más específica en términos de resultados de salud, mecanismos biológicos, causalidad y vulnerabilidad de diferentes grupos. Hasta la fecha, sin embargo, la mayoría de los HHAP nacionales mencionan a los grupos vulnerables, pero no contienen acciones dirigidas a ellos. Es preciso redoblar los esfuerzos en la sensibilización y la promoción de medidas de respuesta activa y de formación de los profesionales de la salud y la asistencia social. Es importante reconocer que los subgrupos vulnerables y sus necesidades cambian con el tiempo y requieren un seguimiento y estudio continuos.

El capítulo 7 informa sobre la preparación del sistema de atención sanitaria y social para el calor. Hasta la fecha, la evidencia sobre la planificación y las medidas de respuesta en vigor dentro de los entornos de atención médica y su efectividad es escasa. Un desafío clave que sigue existiendo es el impacto de las olas de calor en las instalaciones sanitarias y de atención social, a pesar de los importantes eventos de olas de calor que se han producido en toda la región europea de la OMS en los últimos años. Es necesario redoblar los esfuerzos para compartir las mejores prácticas de planificación y medidas de respuesta en el sector de la salud.

El capítulo 8 describe cómo la planificación urbana a largo plazo puede reducir los riesgos de calor. Los espacios verdes y azules (agua), los materiales y colores del paisaje urbano, y las modificaciones de la estructura urbana son áreas clave para la mitigación a largo plazo de los riesgos para la salud derivados del calor y de las emisiones de gases de efecto invernadero. A pesar de su potencial de protección de la salud, las intervenciones de planificación urbana siguen siendo el elemento básico de HHAP menos implementado. Faltan herramientas de acción intersectorial que permitan a los organismos de salud pública influir en las decisiones de gestión urbana con el fin de proteger la salud del calor. 

El capítulo 9 explora el uso de los procesos de monitoreo y evaluación como componentes cruciales de los HHAP. La vigilancia de la salud es importante para monitorear los impactos en la salud y evaluar las medidas de respuesta durante y después de los eventos de ola de calor, pero sigue siendo un elemento marginal en los HHAP y debe promoverse. La evaluación implica una acción multidisciplinar y colaborativa entre las diversas partes interesadas para abordar los diferentes aspectos y componentes del HHAP. El monitoreo y evaluación formal y constante de los HHAPs son esenciales para comprender su efectividad y posibles áreas de mejora.

El capítulo 10 ofrece un resumen de los mensajes clave del informe, con conclusiones específicas y generales, así como evidencia y lagunas de investigación.

La información seleccionada de este informe se visualiza en la página temática Sistemas nacionales de alerta sanitaria y planes de acción del Observatorio Europeo del Clima y la Salud.

Informacion de referencia

Contribuyente:
Oficina Regional para Europa de la OMS

Publicado en Climate-ADAPT Nov 22 2022   -   Última modificación en Climate-ADAPT Dec 06 2022

Acciones de Documento