Exclusion of liability

This translation is generated by eTranslation, a machine translation tool provided by the European Commission.

Website experience degraded
We are currently facing a technical issue with the website which affects the display of data. The full functionality will be restored as soon as possible. We appreciate your understanding. If you have any questions or issues, please contact EEA Helpdesk (helpdesk@eea.europa.eu).

Criptosporidiosis

La criptosporidiosis es una enfermedad diarreica infecciosa causada por el parásito Cryptosporidium. El saneamiento deficiente y el acceso limitado al agua filtrada, común en los países de bajos ingresos, conducen a mayores riesgos de infección por criptosporidiosis. Hasta la fecha, la enfermedad sigue estando infradiagnosticada e insuficientemente notificada en muchos países, incluso en Europa, a pesar de la vigilancia obligatoria (ECDC, 2017-2021; Pane y Putignani, 2022). A pesar de una tasa de notificación relativamente baja en Europa, la criptosporidiosis es una enfermedad intestinal importante que requiere monitoreo y control (ECDC, 2017-2021). Se espera un mayor riesgo de infección con el aumento de las temperaturas, una mayor variabilidad de las precipitaciones y eventos más extremos asociados con el cambio climático, en particular para los niños (vulnerables) de las zonas urbanas.

Fuente y transmisión

Existen varias especies diferentes de Cryptosporidium, que pueden infectar a humanos o animales (Xiao y Feng, 2017). La infección ocurre cuando la etapa infecciosa del parásito (oocisto) se ingiere accidentalmente a través de la ingesta de agua o alimentos contaminados con heces, o por contacto cercano con animales o seres humanos infectados. Cantidades considerablemente pequeñas de los oocistos ya pueden causar una infección. La mayoría de las transmisiones humanas son transmitidas por el agua, después del contacto con la superficie contaminada o agua potable. Las fuentes contaminadas de agua potable o de recreo (incluidos toboganes de agua, piscinas y lagos) pueden dar lugar a brotes de criptosporidiosis (Ramirez et al., 2004; OMS, 2022). Las transmisiones y brotes transmitidos por los alimentos ocurren cuando los campos agrícolas se fertilizan con heces animales, los alimentos contaminados se manipulan insalubres, los ingredientes se lavan con agua contaminada o mediante el contacto de humanos con animales infectados (la mayoría de las veces ganado).

 

Efectos en la salud

Las infecciones en humanos a veces ocurren sin síntomas, pero generalmente causan una enfermedad gastrointestinal típica. Tres a 12 días después de la infección, se produce diarrea acuosa, a menudo acompañada de calambres abdominales, vómitos, fiebre leve y pérdida de apetito. Estos síntomas suelen durar menos de 2 semanas, pero pueden persistir hasta un mes en casos graves. Más de un tercio de las infecciones son persistentes, lo que resulta en recaídas después de un corto período de mejora. En estos casos, el parásito Cryptosporidium puede incluso causar daños en todo el tracto gastrointestinal, lo que conduce a dolores severos y complicaciones potenciales. Sin embargo, la eliminación del parásito resulta principalmente en una recuperación rápida y completa, incluso en casos graves (Davies y Chalmers, 2009).

Morbilidad y mortalidad

En los países miembros del EEE (excluyendo Dinamarca, Francia, Italia, Liechtenstein, Suiza y Türkiye debido a la ausencia de datos), en el período 2007-2021:

  • 64,917 infecciones
  • Tasa de notificación de 1,79 casos confirmados por cada 100000 habitantes en 2021
  • Probabilidad moderada de hospitalización [1]
  • 6 muertes y mortalidad por debajo del 0,1 %. Para las personas con un sistema inmunitario débil que sufren una infección grave, las tasas de mortalidad pueden aumentar al 50 % y son una de las principales causas de muerte de los niños pequeños en los países en desarrollo (Chako et al., 2010; Sow et al., 2016).
  • No hay una clara tendencia de incidencia entre 2015 y 2019. En 2020 y 2021 se notificó una disminución de los casos.

(ECDC, 2017-2021; ECDC, 2023)

Distribución entre la población

  • Grupo de edad con mayor incidencia de enfermedades en Europa: 0-4 años (ECDC, 2017-2021)
  • Grupos en riesgo de enfermedad grave: niños menores de 2 años y personas con baja inmunidad (Cabada y White, 2010; Gerace et al., 2019)
  • Grupos con mayor riesgo de infección: personas que entran en estrecho contacto con heces animales o humanas, instalaciones sanitarias o aguas inseguras, incluidos manipuladores de animales, viajeros, trabajadores de la salud y de día (Putignani y Menichella, 2010).

 

Sensibilidad climática

Idoneidad climática

Los oocistos deCryptosporidium prosperan entre 15 y 32.°C. El parásito no es resistente a temperaturas persistentemente altas o suelos secos. Los ooquistes infecciosos tienen conchas duras y pueden sobrevivir temperaturas tan bajas como -20.°C durante varios días (Fayer y Nerad, 1996). Los ooquistes pueden sobrevivir largos períodos bajo condiciones ambientales desfavorables fuera del cuerpo y permanecer infectivos durante 2 a 6 meses en un ambiente húmedo. Las células también son resistentes a los desinfectantes químicos utilizados para purificar el agua potable o la cloración (Gerace et al., 2019; Pane y Putignani, 2022). Esto significa que la eliminación de los parásitos es difícil una vez que una fuente de agua está contaminada (Patz et al., 2000).

Estacionalidad

En climas templados, la criptosporidiosis es más común en los meses más cálidos. Las fuertes lluvias hacia el final del verano tienen el potencial de aumentar los casos de criptosporidiosis (Jagai et al., 2009). En Europa, las infecciones se producen durante todo el año, con un máximo en septiembre, y un menor aumento en el número de casos en torno a abril-mayo en algunos países (ECDC, 2017-2021).

Impacto del cambio climático

En las regiones templadas y tropicales, la criptosporidiosis ocurre con más frecuencia con temperaturas más altas y más lluvia. El clima extremo que resulta en inundaciones o sequías puede conducir a más parásitos de Cryptosporidium en los cuerpos de agua. Las fuertes lluvias, por un lado, hacen que el agua supere la capacidad de las plantas de tratamiento de agua o los sistemas de alcantarillado, debido a lo cual el parásito Cryptosporidium puede contaminar varias fuentes de agua, incluyendo agua potable y aguas recreativas. Los riesgos de infección debido al aumento de la frecuencia y la intensidad de las lluvias e inundaciones extremas pueden aumentar particularmente el riesgo para los niños pequeños, que son especialmente vulnerables a las infecciones por criptosporidiosis, que viven en áreas urbanas, donde están expuestos a desbordamientos de aguas residuales después de vertidos de aguas pluviales durante climas extremos (Young et al., 2015). Las sequías, por otro lado, pueden reducir los volúmenes de agua en los embalses, las masas de agua naturales y los efluentes de las plantas de tratamiento de agua en la medida en que las concentraciones de patógenos se vuelven problemáticas (Semenza y Menne, 2009). En general, se puede esperar un aumento en el riesgo de enfermedad con el aumento de las temperaturas, una mayor variabilidad de las precipitaciones y eventos más extremos asociados con el cambio climático.

 

Prevención y tratamiento

Prevención

  • Buenas prácticas sanitarias
  • Sensibilización sobre la transmisión de enfermedades, la higiene personal y pública
  • Protección de fuentes de agua y construcciones de agua artificial, como torres de agua o piscinas contra la contaminación (Ryan et al., 2016; OMS, 2022)
  • Notificación de casos y aislamiento de pacientes con un desenlace grave
  • No hay vacuna contra los parásitos Cryptosporidium disponibles

Tratamiento

  • Rehidratación, analgésico, reemplazo de electrolitos
  • Antibióticos o terapia pasiva de anticuerpos en casos graves
  • Nitazoxanida

 

Referencias

Cabada, M. M., y White, A. C., 2010, Tratamiento de la criptosporidiosis: ¿Sabemos lo que creemos saber? Dictamen actual sobre Enfermedades infecciosas 23(5), 494-499. https://doi.org/10.1097/QCO.0b013e32833de052

Chako, C. Z., et al., 2010, Cryptosporidiosis in People: No se trata solo de las vacas, Journal of Veterinary Internal Medicine 24(1), 37-43. https://doi.org/10.1111/j.1939-1676.2009.0431.x

Davies, A. P. y Chalmers, R. M., 2009, Cryptosporidiosis, BMJ 339, b4168. https://doi.org/10.1136/bmj.b4168

ECDC, 2017-2021, Informes epidemiológicos anuales para 2014-2018 — Cryptosporidiosis. Disponible en https://www.ecdc.europa.eu/en/cryptosporidiosis. Consultado el último mes de agosto de 2023.

ECDC, 2023, Atlas de Vigilancia de Enfermedades Infecciosas. Disponible en https://atlas.ecdc.europa.eu/public/index.aspx. Consultado el último mes de agosto de 2023.

Fayer, R. y Nerad, T., 1996, Efectos de bajas temperaturas en la viabilidad de Cryptosporidium parvum oocysts. Microbiología Aplicada y Ambiental 62(4), 1431-1433. https://doi.org/10.1128/aem.62.4.1431-1433.1996

Gerace, E., et al., 2019, infección por Cryptosporidium: Epidemiología, patogénesis y diagnóstico diferencial, European Journal of Microbiology and Immunology 9(4), 119-123. https://doi.org/10.1556/1886.2019.00019

Jagai, J. S., et al., 2009, Temporalidad de criptosporidiosis: Un enfoque de metaanálisis, Environmental Research 109(4), 465-478. https://doi.org/10.1016/j.envres.2009.02.008

Pane, S. y Putignani, L., 2022, Cryptosporidium: Escenarios todavía abiertos, patógenos 11(5), 515. https://doi.org/10.3390/pathogens11050515

Patz, J. A., et al., 2000, Efectos del cambio ambiental en enfermedades parasitarias emergentes. Revista Internacional de Parasitología 30(12-13), 1395-1405. https://doi.org/10.1016/S0020-7519(00)00141-7

Putignani, L. y Menichella, D., 2010, Distribución Global, Salud Pública e Impacto Clínico del Patógeno Protozoario Cryptosporidium, Perspectivas Interdisciplinarias sobre Enfermedades Infecciosas 2010, 753512. https://doi.org/10.1155/2010/753512

Ramírez, N. E., et al., 2004, Revisión de la biología y epidemiología de la criptosporidiosis en seres humanos y animales, Microbios e Infección 6(8), 773–785. https://doi.org/10.1016/j.micinf.2004.02.021

Ryan, U., et al., 2016, Cryptosporidium in human and animals-A one health approach to profilaxis, Parasite Immunology 38(9), 535–547. https://doi.org/10.1111/pim.12350

Semenza, J. C. y Menne, B., 2009, Cambio climático y enfermedades infecciosas en Europa, The Lancet Infectious Diseases 9(6), 365-375. https://doi.org/10.1016/S1473-3099(09)70104-5

Sow, S. O., et al., 2016, The Burden of Cryptosporidium Diarrheal Disease among Children & 24 Months of Age in Moderate/High Mortality Regions of Sub-Saharan Africa and South Asia, Utilizing Data from the Global Enteric Multicenter Study (GEMS), PLOS Neglected Tropical Diseases 10(5), e0004729. https://doi.org/10.1371/journal.pntd.0004729

OMS, 2022, Organización Mundial de la Salud, https://www.who.int/. Consultado el último mes de agosto de 2022.

Xiao, L. y Feng, Y., 2017, Herramientas epidemiológicas moleculares para patógenos transmitidos por el agua Cryptosporidium spp. Y Giardia duodenalis, Food and Waterborne Parasitology 8–9, 14–32. https://doi.org/10.1016/j.fawpar.2017.09.002

Young, I., et al., 2015, Una revisión sistemática y un metanálisis de los efectos de los fenómenos meteorológicos extremos y otras variables relacionadas con el clima en Cryptosporidium y Giardia en aguas superficiales frescas, Journal of Water and Health 13(1), 1-17. https://doi.org/10.2166/wh.2014.079

 

Enlaces a más información

 

[1] La probabilidad de hospitalización se etiqueta como baja, moderada o alta cuando respectivamente & 25 %, 25-75 % o > 75 % de los casos están hospitalizados. La probabilidad se basa en los datos disponibles sobre el estado de hospitalización de los casos reportados. En 2020-2021, para aproximadamente el 55 % de los casos se conocía el estado de hospitalización.