Exclusion of liability

This translation is generated by eTranslation, a machine translation tool provided by the European Commission.

Website experience degraded
We are currently facing a technical issue with the website which affects the display of data. The full functionality will be restored as soon as possible. We appreciate your understanding. If you have any questions or issues, please contact EEA Helpdesk (helpdesk@eea.europa.eu).

Shigellosis

La shigelosis es una enfermedad relativamente poco común en Europa, lo que lleva a problemas gastrointestinales causados por la bacteria Shigella. Sin embargo, es un problema de salud para ciertos grupos de población y en ciertos países, también en el mundo desarrollado. En Europa, entre un sexto y un tercio de los casos son importados por viajeros (ECDC, 2014-2022). Las infecciones ocurren después de tragar contaminación fecal. La enfermedad está afectando especialmente a los niños pequeños en los países en desarrollo y los brotes son frecuentes en condiciones con un suministro de agua e instalaciones sanitarias deficientes, lo que provoca anualmente alrededor de 160000 muertes en todo el mundo (Chung The et al., 2021). Aún así, la enfermedad no se reporta y a menudo se diagnostica mal. De particular preocupación es la resistencia multifármaca de la bacteria Shigella en diferentes regiones (Lampel et al., 2018).

 

Fuente y transmisión

La shigelosis se transmite principalmente a través de la contaminación fecal de una persona infectada a la boca de otra persona. Las personas infectadas que no se lavan bien las manos después de la defecación pueden causar nuevas infecciones a través del contacto físico directo (incluido el contacto sexual) o indirectamente contaminando los alimentos o el agua. En Europa, la transmisión sexual es una ruta de infección común hoy en día. Los pacientes pueden transmitir la enfermedad siempre y cuando la bacteria Shigella se excrete en heces, que generalmente es durante la infección aguda, pero puede continuar durante hasta 4 semanas o ocasionalmente varios meses.

Junto a las infecciones de persona a persona, la leche cruda contaminada y los productos lácteos o las verduras no cocidas son otras vías de transmisión (Gerba, 2009). Además, las moscas pueden transmitir bacterias Shigella de letrinas a alimentos descubiertos (Gerba, 2009). Fuera del cuerpo humano, sin embargo, Shigella solo puede sobrevivir por un corto tiempo (Niyogi, 2005). Sorprendentemente, la enfermedad puede manifestarse ya en dosis muy bajas de menos de diez células bacterianas, que es más de diez mil veces menor que para la mayoría de las otras infecciones bacterianas (Chung The et al., 2016).

Los brotes ocurren principalmente en lugares donde muchas personas están juntas (como en prisiones, instituciones para niños, guarderías u hospitales psiquiátricos), especialmente cuando la higiene personal es deficiente, así como entre los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres (Rebmann, 2009).

 

Efectos en la salud

Las infecciones por Shigella pueden tener síntomas leves a graves, con algunas personas infectadas que incluso no experimentan síntomas. Si son sintomáticos, los síntomas generalmente duran entre 4 y 7 días, y la mayoría de los pacientes se recuperan sin intervenciones médicas, excepto por una rehidratación adecuada. Los síntomas ocurren rápidamente, aproximadamente uno a tres días después de la infección e incluyen diarrea, a menudo con mucosidad o sangre, fiebre, náuseas, calambres estomacales y, a veces, dolor al orinar o defecación. La bacteria Shigella también puede producir toxinas que circulan en el torrente sanguíneo de una persona infectada (toxemia). En los casos más graves, las heces pueden ser sanguinolentas y viscosas (disentería) y pueden seguir complicaciones, como músculos intestinales debilitados (que conducen a prolapso rectal), apendicitis o una inflamación colónica potencialmente mortal. Además, la deshidratación, los bajos niveles de sal (hiponatremia) o los niveles de azúcar (hipoglucemia) en la sangre, infecciones neurológicas (meningitis), inflamación en los huesos (osteomielitis), artritis, abscesos en el bazo o infecciones vaginales pueden ser el resultado de la shigelosis. Entre las manifestaciones clínicas más peligrosas se encuentran las convulsiones, daños neurológicos o un aumento en los glóbulos blancos imitando la leucemia. Como efectos a largo plazo, los pacientes pueden desarrollar un síndrome del intestino irritable, artritis o síndrome urémico hemolítico, que afecta a los glóbulos rojos, los riñones y el sistema nervioso (Pacheco & Sperandio, 2012).

Morbilidad y mortalidad

En los países miembros del EEE (excluyendo Suiza y Türkiye debido a la ausencia de datos), en el período 2007-2021:

  • 69,100 infecciones (ECDC, 2023)
  • 15 muertes y una tasa de mortalidad global de 0,025 %. Sin embargo, las tasas de mortalidad varían con la cepa bacteriana y la condición del paciente y pueden aumentar al 20 % para los pacientes hospitalizados (Bagamian et al., 2020; Ranjbar et al., 2010).
  • Aumento de la tendencia de incidencia entre 2015 y 2019, después de una disminución en los casos notificados entre 2007 y 2014. En 2020, el número de casos notificados disminuyó drásticamente, lo que puede haberse debido a la falta de notificación y a la disminución de la exposición a raíz de las restricciones sociales y de viaje y las medidas higiénicas asociadas a la pandemia de COVID-19.
  • Hasta 2019, aproximadamente la mitad de los casos estaban relacionados con viajes. La transmisión ocurre principalmente a través de la comida, y con menos frecuencia por contacto sexual y de persona a persona.

(ECDC, 2014-2022)

Distribución entre la población

  • Grupo de edad con la tasa de enfermedad más alta de Europa: niños menores de 5 años y hombres entre 25 y 44 años (ECDC, 2014-2022)
  • Grupos en riesgo de padecer una enfermedad grave: niños menores de 10 años, personas privadas de una buena atención médica o que se enfrentan a inseguridad alimentaria, personas mayores y personas con un sistema inmunitario debilitado (Kotloff et al., 2018; Niyogi, 2005; Launay et al., 2017)

 

Sensibilidad climática

Idoneidad climática

Las bacteriasShigellacrecen mejor a temperatura ambiente entre 21 y 38.°C. El rango óptimo de pH está entre 5,8 y 6,4 (Ghosh et al., 2007).

Estacionalidad

En Europa, la mayoría de las infecciones ocurren a finales del verano/otoño (ECDC, 2014-2022).

Impacto del cambio climático

El aumento de las temperaturas, las cantidades de lluvia y la humedad del aire aceleran la reproducción bacteriana y aumentan el riesgo de agua contaminada (bebiendo), lo que puede aumentar los riesgos de infección por shigelosis. Estudios realizados en Asia sugieren que los cambios en las condiciones climáticas pueden alterar el patrón de distribución geográfica de la bacteria Shigella y aumentar el riesgo de infección por shigelosis (Song et al., 2018; Chen et al., 2019). Esto puede afectar indirectamente a la población europea como parte de las infecciones por shigelosis en Europa relacionadas con los viajes.

 

Prevención y tratamiento

Prevención

  • Sensibilización sobre la eficacia del lavado de manos y la higiene general, especialmente cuando se viaja por regiones con malas condiciones higiénicas o cuando se manipulan alimentos
  • Identificación y cierre de fuentes de agua contaminadas
  • Aislamiento de pacientes en centros de atención para prevenir brotes
  • Los sistemas de vigilancia permiten la detección de enfermedades y las medidas de respuesta posteriores para contener los brotes y reducir el número de casos
  • Las vacunas se encuentran en fase experimental

(Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina, 2020; Sciuto et al., 2021)

Tratamiento

  • Rehidratación, medicamentos antidiarreicos o para reducir la fiebre
  • Los antibióticos pueden acortar la duración de la transmisión potencial y la enfermedad. Las cepas multirresistentes y extensivamente resistentes a las drogas son cada vez más problemáticas para los grupos de alto riesgo.

(Kotloff et al., 2018; CDC, 2022)

 

Enlaces a más información

 

Referencias

Bagamian, K. H., et al., 2020, Heterogeneidad en infecciones enterotoxigénicas por Escherichia coli y shigella en niños menores de 5 años de edad de 11 países africanos: Un enfoque subnacional que cuantifica el riesgo, la mortalidad, la morbilidad y el retraso en el crecimiento, The Lancet Global Health 8(1), e101–e112. https://doi.org/10.1016/S2214-109X(19)30456-5

CDC, 2022, Centros para el Control de Enfermedades y el Impacto del Cambio Climático, https://www.cdc.gov. Consultado el último mes de agosto de 2022.

Chen, C.-C., et al., 2019, Características epidemiológicas de la shigelosis y factores climáticos asociados en Taiwán, Medicine 98(34), e16928. https://doi.org/10.1097/MD.0000000000016928

Chung The, H., et al., 2021, Historias evolutivas y resistencia antimicrobiana en Shigella flexneri y Shigella sonnei en el sudeste asiático, Communications Biology 4(1), 353. https://doi.org/10.1038/s42003-021-01905-9

Chung The, H., et al., 2016, Las firmas genómicas de la evolución de Shigella, adaptación y difusión geográfica, Nature Reviews Microbiology 14(4), 235–250. https://doi.org/10.1038/nrmicro.2016.10

ECDC, 2014-2022, Informes epidemiológicos anuales para 2012-2020 — Shigellosis. Disponible en https://www.ecdc.europa.eu/en/shigellosis/surveillance-and-disease-data. Consultado el último mes de agosto de 2023.

ECDC, 2023, Atlas de Vigilancia de Enfermedades Infecciosas. Disponible en https://atlas.ecdc.europa.eu/public/index.aspx. Consultado el último mes de agosto de 2023.

Gerba, C. P., 2009, Patógenos de transmisión ambiental. En Microbiología Ambiental, Prensa Académica, pp 445-484. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-370519-8.00022-5

Ghosh, M., et al., 2007, Prevalencia de Staphylococcus aureus enterotoxigénico y Shigella spp. En algunos alimentos crudos vendidos en la calle, International Journal of Environmental Health Research 17(2), 151-156. https://doi.org/10.1080/096031207012

Kotloff, K. L., et al., 2018, Shigellosis The Lancet 391(10122), 801–812. https://doi.org/10.1016/S0140-6736 (17)33296-8

Lampel, K. A., et al., 2018, A Brief History of Shigella, EcoSal Plus 8(1), 1-25, https://doi.org/10.1128/ecosalplus.ESP-0006-2017

Launay, O., et al., 2017, Perfil de seguridad y respuestas inmunológicas de una nueva vacuna contra Shigella sonnei administrada intramuscularmente, intracomercial e intranasalmente: Resultados de dos estudios clínicos aleatorios paralelos de fase 1 en voluntarios adultos sanos en Europa, EBioMedicine, 22, 164–172. https://doi.org/10.1016/j.ebiom.2017.07.013

Niyogi, S. K., 2005, Shigellosis, The Journal of Microbiology 43(2), 133-143.

Pacheco, A. R., & Sperandio, V., 2012, toxina Shiga en E. coli enterohemorrágica: Regulación y nuevas estrategias antivirulencia, Fronteras en Microbiología Celular e Infección 2, 2235-2988. https://doi.org/10.3389/fcimb.2012.00081

Ranjbar, R., et al., 2010, Fatalidad debida a la shigelosis con especial referencia al análisis molecular de cepas de Shigella sonnei aisladas de los casos fatales, Iranian Journal of Clinical Infectious Diseases 5(1) 36-39.

Rebmann, T., 2009, Spotlight on shigellosis, Enfermería 39(9), 59–60. https://doi.org/10.1097/01.NURSE.0000360253.18446.0f

Song, Y. J., et al., 2018, La influencia epidemiológica de los factores climáticos en las tasas de incidencia de la shigelosis en Corea, International Journal of Environmental Research and Public Health 15(10), 2209. https://doi.org/10.3390/ijerph15102209