Exclusion of liability

This translation is generated by eTranslation, a machine translation tool provided by the European Commission.

Website experience degraded
We are currently facing a technical issue with the website which affects the display of data. The full functionality will be restored as soon as possible. We appreciate your understanding. If you have any questions or issues, please contact EEA Helpdesk (helpdesk@eea.europa.eu).
1

Preparar el terreno para la adaptación

1.4 recogida de información

La elaboración de políticas de adaptación debe basarse en pruebas e información y conocimientos sólidos. Al comenzar a planificar la adaptación, debe llevarse a cabo una recopilación de toda la información potencialmente pertinente. Esto incluye identificar el trabajo existente sobre los impactos y riesgos climáticos actuales y futuros (I), las actividades en curso pertinentes para la adaptación (II) y los ejemplos de buenas prácticas dentro o fuera del país (III).

I. Identificar la labor existente sobre los efectos y riesgos actuales y futuros relacionados con el clima

Debe llevarse a cabo un primer examen de los trabajos existentes sobre los posibles efectos relacionados con el cambio climático a corto, medio y largo plazo. La AEMA produce numerosos indicadores que describen el cambio climático observado y proyectado y sus impactos en Europa. Además, el Informe de la AEMA sobre el cambio climático, los impactos y la vulnerabilidad en Europa 2016: una evaluación basada en indicadores proporciona una visión general útil de los indicadores de la AEMA, así como información adicional sobre el contexto político. Un proveedor de servicios climáticos confiable y orientado al usuario es Copernicus Climate Change Service (C3S). C3S da acceso a información sobre los estados pasados, actuales y futuros del clima en Europa; en particular, el Climate Data Store (CDS) ofrece servicios personalizados para necesidades públicas o comerciales específicas. El European Climate Data Explorer es una interfaz gráfica de usuario que proporciona acceso inteactivo a muchos índices climáticos de la Tienda Climate Datat del C3S. Además, C3S ofrece informes climáticos anuales, boletines climáticos, así como estudios piloto sobre la evaluación del impacto climático para sectores seleccionados a través de su Sistema de Información Sectorial (SIS).

Además, la serie de proyectos PESETA (PESETA I, II, III y IV) del Centro Común de Investigación (CCI) evalúa las posibles consecuencias biofísicas y económicas del futuro cambio climático para Europa. 

Esta fase de selección también debe tener en cuenta los resultados de proyectos y estudios centrados en sectores específicos como: agricultura, silvicultura, gestión del agua, pesca, biodiversidad y servicios ecosistémicos, salud, energía, turismo, transporte, construcción/edificio, economía/industria, protección civil/reducción del riesgo de desastres, planificación territorial/planificación del uso del suelo y cuestiones sociales. La AEMA ofrece una visión general de los retos planteados por el cambio climático y las acciones de adaptación para los sectores de la agricultura, el transporte y la energía. Las asociaciones sectoriales, consultorías o entidades públicas únicas realizarán análisis sectoriales. Los eventos y desastres naturales/climáticos pasados y relacionados con el clima están documentados en varias bases de datos internacionales, como EM-DAT o DesInventar, pero debido a los umbrales en la presentación de informes tienen sus limitaciones. El sector de seguros, en particular las empresas de reaseguros, también mantiene bases de datos de riesgos y riesgos, por ejemplo, Swiss Re Institute proporciona servicios de Sigma y CatNet y Munich Re mantiene NatCatSERVICE.

Esta primera visión general ayudará a desencadenar el proceso y desarrollar un caso de adaptación y proporcionará una base para un análisis más profundo en una etapa posterior. Además, apoya el fomento del debate sobre aspectos relevantes de la política de adaptación, como objetivos, sectores prioritarios, grupos vulnerables, etc.

II. Identificar las actividades en curso pertinentes para la adaptación

La adaptación no debe realizarse de forma aislada. Deben identificarse los instrumentos pertinentes y las acciones en curso relacionadas con la adaptación (aunque posiblemente no se lleven a cabo bajo el título de «adaptación»), como, por ejemplo, las políticas de reducción y gestión del riesgo de desastres, la protección de la biodiversidad o la planificación del uso de la tierra/planificación espacial. Además, deben identificarse las estrategias o planes de adaptación sectoriales o regionales existentes en el país, así como las actividades transnacionales y europeas pertinentes para la adaptación y la adaptación.

Esto se puede hacer en estrecha cooperación con colegas de otras autoridades y partes interesadas afectadas con las siguientes preguntas orientativas para ayudar a identificar las actividades en curso pertinentes para la adaptación:

  • ¿Ya se han enfrentado a los temas del cambio climático o la adaptación?
  • ¿Están al tanto de estudios o proyectos sobre el tema del cambio climático o la adaptación de otras fuentes (universidades, otras instituciones de investigación, ministerios gubernamentales, otros países, etc.) que son importantes?
  • ¿Existen ya medidas que contribuyan a la adaptación, aunque no estén específicamente identificadas o etiquetadas como medidas de adaptación?
  • ¿Ya se han llevado a cabo actividades específicas relacionadas con la adaptación?
  • ¿Existen herramientas, estrategias, procesos, etc. que sean importantes o puedan utilizarse para la adaptación al cambio climático?
  • ¿Qué redes o iniciativas existentes son pertinentes para la adaptación y cómo pueden utilizarse o incautarse para la adaptación?

Una visión general de las actividades específicas de cada país en el campo de la adaptación al cambio climático está disponible en las páginas de países Climate-ADAPT.

III. Explorar buenas prácticas dentro o fuera del país

Las prácticas de adaptación que funcionan bien en una esfera pueden transferirse para hacer frente a desafíos similares en otros ámbitos teniendo en cuenta contextos específicos. Sin embargo, la ejecución de las medidas individuales puede depender del alcance del problema y de la escala específica de aplicación. Utilizar la información existente sobre buenas prácticas y experiencias de adaptación (es decir, estudios de casos Climate-ADAPT)también puede optimizar los recursos individuales y la gestión del esfuerzo.

Elementos de la base de datos Climate-ADAPT

Relevant tile